El Reinicio

“¿Qué vas a hacer?”  “¡Estarás tan aburrido!”  “¡No puedes simplemente sentarte en casa sin hacer nada!”  “¿Te gustaría hacerte miembro del Consejo?”   Preguntas difíciles para alguien que solo quería huir. 

Cuando empecé a trabajar Carole King estaba cantando “You’ve got a Friend” – estábamos a finales de los años 70.  Entonces no había sorpresa cuándo en 2017 llegó el momento de cambio.  Era imprescindible descubrir lo que me reservaría la vida afuera de un mundo de oficina que me absorbía por más de 60 horas por semana.  Me sentía como el niño mirando por la ventana de su aula soñando salvarse.  Era urgente terminar este capítulo de mi vida.

Una vez los niños fuera de la casa, solo la falta de imaginación podría justificar la continuación de mi trabajo en el mundo de las finanzas – un miedo a volar.  Por muchos defectos que tenga, no temo el cambio, entonces al final di el salto hace dos años.   El trabajar para otra persona se acabó.  Libertad.

Un amigo me dijo que llevar a cabo el “Reinicio” típicamente duraría un par de años – es decir el reto de dejar pensar en sí mismo principalmente en el contexto de la vida profesional más bien que de perseguir intereses – nuevos tanto como existentes.  “Lo que terminará siendo tu actividad principal probablemente sea algo que nunca te imaginaras en el momento en el que tu vida profesional se acabó”.

“¿Se acabó?”  ¿No es decir “jubilarse”?  No me gusta esta palabra – parece señalar que estoy esperando la muerte.   Antes dije:  “Estoy tomando un año sabático” para señalar a los demás que algo diferente podría aparecer en el futuro – además de subrayar que los jóvenes no tengan un monopolio en cuanto a lo de aventuras y horizontes abiertos.   Entonces no estoy seguro si tengo la etiqueta adecuada que describiría mi estado actual, pero estoy cada vez más convencido de que no la necesita.  Paso tiempo con mi mujer;  asisto a mi familia; trato de ayudar una caridad que me importa mucho;  navego en una pequeña barca de vela muy exigente; escribo; estudio la música y los idiomas; me mantengo en forma; soy un adulto.

Tuve la suerte de trabajar en la industria de finanzas durante una época increíble.  Sobre todo, tuve la suerte de trabajar con gente talentosa e íntegra.  Pero es una industria exigente, y estoy todavía pelando las capas de pintura acumulada a través de los años, y tratando de volver a una versión menos truncada de mi persona.  A lo mejor será más divertido para mi mujer y mi familia, y probablemente me divertiré más yo también.

Y tal vez podría compartir mis ideas con otros miembros de esta cohorte afortunada de gente en sus sesenta a la que pertenezco.

A ver.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s